Masajes para embarazadas

 

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre una serie de transformaciones, el aumento de peso, el aumento de la laxitud articular y el estiramiento de los músculos, acompañado del dolor de cintura durante el embarazo y pueden llegar a transformarse en más que una simple molestia. El aumento de peso promedio es entre los 10 y los 16 kilos, el crecimiento del bebé en el abdomen, a veces pueden traer como consecuencia molestias y dolores muy severos. Varios estudios científicos han descubierto que más del 50% de las mujeres embarazadas experimentarán dolor de cintura en alguna etapa durante el transcurso de sus embarazos.

Masajes para Embarazadas en silla especializada.

Masajes para Embarazadas en silla especializada.

Ésto es mas notable en las últimas etapas del embarazo, cuando la cabeza del feto ejerce presión hacia abajo justo sobre la zona de la cintura, las piernas y las nalgas de la mamá; presionando aún más fuerte sobre el área donde se encuentran los nervios ciáticos. Y en el caso de aquellas mujeres que antes de quedar embarazadas sufren de dolor de cintura, el problema aún puede llegar a empeorarse más y más.

Durante el embarazo, el centro de gravedad de la mujer se desplaza hacia la parte frontal de su pelvis en la medida que el abdomen va creciendo incrementa la presión sobre sus viseras y sus articulaciones. Mientras que el feto aumenta su volumen, el peso de la mujer se proyecta cada vez más hacia adelante y la curvatura (lordosis) de su cintura se incrementa tratando de llevar el centro de gravedad hacia atrás, esta posición de la columna genera un aumento de la presión en las carillas articulares, además de una tensión permanente de los músculos para vertebrales. Como consecuencia de ello, la parte superior de la columna vertebral debe compensar dicha presión – y la curvatura normal de dicha zona también se hace más pronunciada.

Durante el transcurso del embarazo se liberan hormonas que contribuyen a ablandar los ligamentos de la zona pélvica para permitir el movimiento de nutación del sacro que permite el paso de la cabeza del bebé. Estos cambios naturales ocurren para ir acomodando gradualmente al bebé en constante crecimiento, pueden dar como resultado desequilibrios posturales; causando que la mujer embarazada se vuelva más propensa a moverse con mayor dificultad.
Los dolores ocasionados no pueden ser tratados con analgésicos por que serían absorbidos y metabolizados por el feto transmitidos a través de la placenta.
En esta época de estrés y cambios en tu cuerpo, nada suena mejor que un masaje para relajarte. Las buenas noticias es que tener masajes en el embarazo sí es permitido en la mayoría de los casos. Es más: ¡es recomendado! Sin embargo sí debes tomar en cuenta ciertas precauciones.
Beneficios

Masajes para EmbarazadasEl masaje es una forma de terapia alternativa, y como tal puede ayudarte a aliviar dolores e incomodidades de forma natural en el embarazo. Estos son algunos de sus muchos beneficios:
• Te ayuda a reducir el estrés y la ansiedad (además de sus efectos relajantes, los masajes reducen los niveles de las hormonas causantes del estrés).
• Alivia la inflamación.
• Ayuda a combatir la depresión (el masaje prenatal se ayuda a elevar los niveles de serotonina – bajos niveles de esta se asocian con la depresión).
• Mejora la circulación.
• Alivia dolores musculares.
• Disminuye el dolor de piernas y espalda.
• Alivia la tensión sobre nervios (en especial el nervio ciático) y diferentes parte de tu cuerpo.
• Aunque existen pocos estudios al respecto, algunos expertos opinan que los masajes prenatales te ayudan durante el parto: a reducir el dolor, su duración y mejorar los resultados.
• Te ayuda a dormir mejor.
• El masaje estimula el sistema inmunológico, lo que te ayuda a prevenir enfermedades de forma natural.
El masaje queda prohibido si…
El primer paso antes de probar cualquier método de medicina alternativa o terapia física durante el embarazo es consultarle a tu médico, pues sí existen algunos casos en los que el embarazo es contraindicado, por ejemplo:
• Si estás en riesgo de entrar en labor de parto prematuramente, pues algunos puntos en tu cuerpo podrían estimular contracciones uterinas.
• Tienes un embarazo de alto riesgo.
• Si padeces preeclampsia o eclampsia.

 

Comentarios cerrados.